La Imputación Objetiva por Información Legal

Los profesores admiten un criterio de imputación objetiva del resultado (tanto para los delitos dolosos como para los imprudentes [para los que adquiere especial relevancia]); este criterio que admiten los profesores es “el fin o ámbito de la norma”:

– según este principio, para poder castigar como delito consumado (es decir, que el resultado producido por la acción típica es precisamente el resultado típico) es necesario comprobar que ese resultado es precisamente el que trataba de evitar la norma jurídica infringida.

Por lo tanto, no sucede la imputación objetiva cuando el resultado se ha producido causalmente (según la teoría de la equivalencia de las condiciones) pero a través de una anudación de distintos cursos causales o interacción de diferentes factores (para cuya evitación no fue diseñada la norma infringida):

– en el ámbito de los delitos dolosos esto puede suceder en algunos supuestos en los que interviene la conducta de un tercero (dolosa, imprudente o fortuita) con la que el sujeto que realizó la primera acción ya típica no contaba en un principio (a pesar de que la intervención del tercero fuera posible o incluso deseada por el sujeto)

– ejemplo: una persona A dispara a otra persona B con intención de matarle, pero solo acierta en el pie, causando una herida que por sí sola no causa la muerte. Durante el traslado en ambulancia se produce un accidente por culpa de otro turismo que provoca la muerte de B.

– si examinamos la causalidad según la teoría de la equivalencia de las condiciones vemos que sin el disparo no hubiese habido muerte de B
– sin embargo, la norma subyacente al delito de homicidio doloso, que prohíbe matar a otro, está pensada para evitar las muertes producidas por el disparo (pero el homicidio doloso no está pensado para la muerte causada por un accidentes de tráfico)

– por ello el resultado producido no es el resultado típico -> no concurre por tanto el tipo objetivo del delito de homicidio doloso consumado
– solo se podrá imputar a A por la tentativa de homicidio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *