DELITO CONTRA DERECHO TRABAJADORES SANITARIOS 

(Delito contra derecho de los trabajadores sanitarios). Todos los trabajadores en general, y los sanitarios en particular tienen el derecho a desarrollar su actividad profesional en condiciones de seguridad. Son muchas las voces que se alzan, clamando por el hecho que nuestros sanitarios no gozan de los mecanismos de protección suficientes. Hemos querido esbozar, desde un punto de vista penal. como se constituye el reproche penal ante la insuficiencia de medios de protección en el campo de la sanidad.

Partimos de transcribir lo que establecen los siguientes preceptos del código penal.

Tanto el 316 como el 317 castigan a «Los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física».

El tipo delictivo tiene los siguientes requisitos esenciales.

1º.- Se trata de un delito, por el cual se pretende proteger penalmente la seguridad e higiene de los sanitarios en el caso en cuestión. Este sería el bien jurídico protegido.

2º.- Respecto al sujeto activo, lo establece el 316 en «quiénes están legalmente obligados» a facilitar los medios a que se refiere. En este caso, a la propia administración si es un sanitario que trabaja para el estado o comunidad autónoma, o también frente a su empleador privado, si se trata de una clínica privada. (Delito contra derecho de los trabajadores sanitarios)

3º.- En cuanto a la conducta castigada, en este caso no es de acción sino de omisión, es decir no facilitar los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas.

Pero esto constituiría una mera infracción administrativa, pues para que el hecho constituya delito es necesario que se den, a la vez, dos requisitos que son: 1. Una infracción de las normas de prevención de riesgos laborales. 2. Que se ponga en peligro grave la vida, salud o integridad física del trabajador. Es decir, no basta un peligro general o abstracto, sino que en concreto, a determinados trabajadores, se les haya puesto en peligro. Se configura, pues, como un delito de peligro concreto. La gravedad del peligro habrá que medirla en relación a tres parámetros como son el posible resultado que podría haberse producido (incidencia en la vida o la salud del trabajador), segundo la importancia o naturaleza de la norma omitida (trascendencia de la misma) y, finalmente, el grado de incumplimiento (total o parcial). Como 4º requisito. Este es el único delito en que no sólo se castiga la realización de estas conductas (omisiones) de forma intencional o maliciosa, es decir dolosa, sino también cuando se cometen de forma imprudente. Así es que el 317 establece que cuando el delito a que se refiere el artículo anterior se cometa por imprudencia grave, será castigado con la pena inferior en grado. La imprudencia grave es un descuido o negligencia temeraria, es decir, con olvido de las más elementales normas de prudencia que son exigibles en ese sector de la actividad en las circunstancias concretas de lugar y tiempo.Y finalmente, 5º.-En cuanto a la pena es de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses si el comportamiento es doloso y de prisión de tres a seis meses y multa de tres a seis meses en caso de ser imprudente.

DELITO CONTRA DERECHO TRABAJADORES SANITARIOS